Iglesia de Santa María de Colombres

Dentro de la Ruta la Huella Indiana resulta especialmente atractiva y por ello destacable la Iglesia Parroquial de Santa María de Colombres que presenta en la actualidad un aspecto fantástico gracias a múltiples rehabilitaciones producidas a lo largo de los últimos años y llevadas a cabo por el empuje del párroco local D. Amador Galan.

La parroquia de Santa María de Colombres aparece ya recogida en 1385 en el inventario de parroquias elaborado por orden del obispo D. Gutierre de Toledo aunque debía ser entonces de escasa factura arquitectónica. En el siglo XVIII el padre Martínez Marina la describe en los conocidos como “Papeles de Martínez María” como  “de muy miserable construcción y de corta extensión, que no cabe en ella el vecindario”. Posteriormente en algún momento del siglo XIX desconocido por el momento con exactitud el edificio sufrió la rehabilitación que supuso el acrecentamiento evidente de su planta hasta su situación actual y, un poco más tarde, igualmente en ese siglo, tuvo lugar la construcción de la fachada de la iglesia, fachada que hoy destaca sobre el resto del edificio y que fue obra del arquitecto Dario de Regollos Molenillo. Si hay algo que caracteriza este edificio a lo largo del tiempo es su continua y constante transformación.

Recientemente se rehabilitó íntegramente el tejado del inmueble y se dejó éste visto,  despojándolo del falso techo anterior, e igualmente se recuperó el solado de piedra original fechado a mediados del siglo XIX y que apareció debajo de una fea loza colocada en la segunda mitad del siglo XX. También se pintó toda la iglesia tanto por dentro como por fuera y en la cúpula central del inmueble se pintó un Pantocrator. El Pantocrátor luce en la cúpula del edificio desde el mes de agosto de 2015. Preside Cristo, con una mano que bendice y otra que tiende a los evangelios, en una representación tradicional del arte románico y bizantino, que los estudiosos conocen como la Epifanía del Dios legislador. En esta ocasión ha sido ilustrado junto a los santos que dieron historia al concejo de Ribadedeva: San Lorenzo, San Roque, San Andrés y San Juan Bautista. También aparece San Melchor, primer santo asturiano, la Virgen, y cuatro ángeles. La obra fue realizada por el artista rumano Ioan Patriciu Gotia quien ha firmado obras de relevancia en Austria e Italia y fue discípulo del esloveno Marko Rupnik, experto del color. Su influencia se ve reflejada en las tonalidades que consigue en su obra de la capital de Ribadedeva, donde ha conseguido plasmar con maestría la luz propia de la corte celestial. Digno de ver.

Para visitar la iglesia de Colombres debe ponerse en contacto con la oficina de turismo.

 

Agenda
  
:
© 2017 Ayuntamiento de Ribadedeva. All Rights Reserved.